Jan 23

Ari Eldjárn

Los islandeses también son graciosos

Ari Eldjárn

Un especial de Netflix, un cómico nacido en Islandia y un montón de chistes sobre los países nórdicos ¿Acaso puede salir algo mal?
Write your awesome label here.

¿Qué veo hoy?

Hoy vamos a ver un especial comedia protagonizado por un cómico finlandés… ¡Espera, no salgas corriendo! ¡Actúa en inglés y te juro que es extraordinario! El especial se titula Pardon my Icelandic y el cómico se llama Ari Eldjárn. Sí, te juro que está muy bien y además se le entiende porque habla en inglés el 90% del tiempo. Y para el resto tienes subtítulos. 

¿Quién es y qué hace?

Ari Eldjárn es un cómico islandés de casi cuarenta años que ha vivido buena parte de su vida en Inglaterra y que llega a nosotros gracias a Netflix. No sé cuántos cómicos hay en Islandia pero asumiendo que haya 20 (y me parecen muchos) podemos afirmar que, además, Ari es el 5% de la comedia islandesa y, en mi modesta opinión, es un 5% muy bueno.   


La reseña

Honestamente, esto es lo que yo califico como un “descubrimiento suicida”. Mi mujer y yo no sabíamos qué ver así que fuimos poniendo “avances” de comedia hasta que vimos uno que nos hizo reír y este fue el primero. Bingo. Resulta que el trailer es peor que el show entero así que no hagas como nosotros y teclea su nombre en el buscador de Netflix. No te vas a arrepentir. 

Ari empieza haciendo lo que podríamos llamar “humor costumbrista” en torno a Islandia, su relación con los demás países nórdicos y ciertos estereotipos nacionales. Pero, y aquí llega lo especial, lo hace usando una habilidad extraordinaria para imitar las voces y actitudes de los nacionales de media Europa y con un texto francamente divertido. 

Utiliza chistes que podrían ser considerados “largos” por los estándares de EE.UU pero, a cambio, entran todos y cada uno de ellos. En muchos de ellos, se embarca en largos diálogos (entre un noruego y un islandés, entre un inglés y un islandés, etc) pero todos ellos funcionan y rematan a la perfección. 

Todo esto lo combina con momentos en los que se arranca a cantar (incluso en latín) y juega con what if verdaderamente divertidos como cuando plantea que El Vaticano debería presentarse a Eurovision y presentar al Papa para asegurarse la victoria. 

En torno al minuto 50 se mete a hacer una comparación compuesta entre un bebé de un año y los Reyes de Juego de Tronos que es gloria bendita. De verdad. Eso y la rutina en la que se imagina cómo sería ir al gimnasio si siguiésemos usando números romanos fueron los dos bloques que me arrancaron lágrimas de la risa. 

–¿Cuántas repeticiones has hecho? 
– V.
–Fabuloso, choca esas V.

Lo mejor de todo es que los chistes están francamente bien trabajados, muy bien pulidos y perfectos de ritmo y duración. Es un cómico perfecto para aprender técnica de comedia porque se ve muy bien lo que hace, para qué lo hace y cómo remata cada premisa. 

¿A qué se parece?

A mí me recordó, y que me perdone el aludido, a Goyo Jímenez en el sentido de que aprovecha la comedia “costumbrista” sobre nacionalidades para hacer chistes que, en realidad, están muy depurados técnica y artísticamente. 

En tres palabras

Países nórdicos, acentos y acting. (Mucho acting) 

(Vale, no son tres pero nunca han sido tres. No nos pongamos exigentes ahora) 

Lo mejor

Divertido, técnico y tierno a la vez. Es un humor tan blanco que podrías anunciar detergentes con él y, al mismo tiempo, te meas de la risa, por lo que muy limpio no resulta. 

Lo menos bueno

No es para amantes del humor negro ni de la comedia política aunque tiene sus momentos donde lanza “bolas con efecto” que, a poco que el espectador tenga dos dedos de frente, llegan a donde tienen que llegar. 

¿Dónde verlo?

En Netflix tienes un único especial. Es en ingés y tiene subtítulos en castellano. NO sufras. Hace algún chiste en islandés pero también están subtitulados. Y algún otro en alemán, en noruego, en danés y en finlandés, pero, insisto, todo está subtitulado. 

No, no es un curso de idiomas, es un monólogo cómico y no, no te dan el C1 de islandés por verlo, pero seguramente deberían. 

Una degustación

Ari Eldjárn sobre los bebés

Write your awesome label here.
Si te gusta la comedia y quieres disfrutarla más aún, tenemos el curso perfecto para ti
Created with