Dec 19

¿Qué veo? Mike Birbiglia

¿Quién es y qué hace? 

Mike Birbiglia es un cómico estadounidense de cuarenta y tantos años (dos años menos que yo tiene el muy cabrón) que también ha ejercido de guionista, director y novelista. Hace un humor bastante narrativo, aparentemente autobiográfico y el 90% del tiempo tan blanco como un caniche recién salido de la bañera.  

La reseña 

Descubrí a Mike Birbiglia por pura chiripa. No sé si me la recomendó el algoritmo de Netflix después de haberle dado un like a Jim Gaffigan o al revés. Lo que sí sé es que estaba solo en casa y empecé a reírme y a emocionarme como un idiota. 

Cuando mi mujer volvió de viaje le dije “Tenemos que ver esto juntos” y entonces nos reímos y nos emocionamos los dos juntos como dos idiotas. Esto no es garantía de que tú te vayas a reír ni te vayas a emocionar, esto sólo demuestra que mi mujer y yo somos muy fans de Birbiglia y bastante idiotas los dos. 

Mike Birbiglia es uno de esos cómicos que mis alumnos más repelentes sacan a relucir en clase cuando me oyen decir “un monólogo no es una historia sino una sucesión de chistes”. Y siempre lo hacen por el mismo motivo: cuando ves un monólogo de Mike Birbiglia sales convencido de que te ha contado no una sino varias historias. Y, sin embargo, él sólo ha encadenado un montón de chistes. 

–No estoy siendo falsamente modesto. Sé que estamos todos aquí esta noche, pero también sé que en algún momento de la semana contasteis a alguien que veníais a verme y esa persona respondió “¿Quién?”. 

Y es que tiene una habilidad especial para contarte las cosas “de colega a colega”. Es como si te sentase en sus rodillas y te contase “sus movidas”. Es de esos cómicos que, por muy grande que sea el teatro, te da la sensación de estar hablando para cuatro colgaos que se están tomando unas pizzas y unas cervezas a su lado. Y no os engañéis: eso que hace es dificilísimo. Porque construir bloques enteros a base de sus clases de yoga, sus juegos de palabras con Masachussets o la relación con su mujer y que parezca que “sólo es una movida que te está contando” al tiempo que te resulta interesantísimo todo es uno de los grandes desafíos del cómico. Consigue hacer importante algo que, a priori, no lo parece. 

Por otro lado, es de esos cómicos que parece inofensivo pero que, en realidad, esconde detrás de sus chistes, su mirada blandita y su sonrisa de Furby , un análisis bastante acertado de la realidad, del mundo en que vivimos y hasta del mundo de la comedia. 

–¿No podrían hacer chistes que no fuesen ofensivos?
–No creo, abuelita, porque todos los chistes son ofensivos para alguien. 

No sería justo si me limitase a recomendároslo un poquito. Mike Birbiglia es totalmente recomendable. Es más, si alguno de vosotros estuviese condenado a muerte y me pidiese un consejo para ver un último monólogo antes de morir, os recomendaría sin ninguna duda Thank God for the jokes. ¿Por qué? Porque además de hacer reír te devuelve un gramito de esperanza, es como asomarse por un huequecito al pasillo y descubrir que, al fondo, quedan seres humanos que son buena gente, como Mike Birbiglia. 

¿A qué se parece? 

Se parece a Jim Gaffigan o a Luis Piedrahita. También a Demtri Martin y, a ratos, a un salesiano si a los salesianos les dejasen hacer chistes sobre Dios y crucifixiones. 

En tres palabras: 

Mirada despierta y ternura. 

Lo mejor: 

Tan narrativo que se te puede olvidar que es comedia y tan divertido que se te olvida que está siendo narrativo. 

Lo menos bueno: 

Si estás buscando agresividad, chistes ofensivos, drogas o sexo no los vas a encontrar aquí. Si no fuese porque tiene cuarenta años, podría jurar que Birbiglia es virgen. O Salesiano. ¿He dicho ya que tiene pinta de salesiano? 

¿Dónde verlo? 

En Netflix tienes dos especiales: Thank God for the jokes  y The new one. Debes verlos en ese orden o serás excomulgado de este blog. 

También puedes leerte su libro (Sleepwalk with me) y buscarle en las últimas temporadas de Orange is the new black donde hace del hijo del dueño de la empresa privada que gestiona la cárcel. (Pero ahí no es gracioso, ojo) 

Una pequeña degustación

Mike Birbiglia

Si siempre has querido escribir tu propio monólogo, tenemos el curso perfecto para ti. 
Write your awesome label here.
Created with